Me encanta pasear por las pescaderías de San Sebastián y descubrir qué nos han traído los pescadores en su última marea. Acostumbro a deambular sin rumbo ni idea fija hasta que descubro ese pescado, crustáceo, marisco o corte que, de repente, sugiere una preparación distinta a la anterior. Y así, hace unos pocos días, topé con unos estupendos y fresquísimos lenguados de lancha, de unos 350 gramos por pieza que, inmediatamente, pedí me prepararan para elaborar esta sencilla receta, capaz de transformar un domingo cualquiera en un día especial; el lenguado meunière.

Anuncios