Hoy os propongo un plato tan sabroso como contundente y sencillo de preparar; unas suculentas carrilleras de ternera que vamos a guisar en su propio jugo y acompañaremos con un cremoso puré de patatas casero. De las diversas recetas que para ésta carne he tenido la oportunidad de preparar ésta es -sin duda- mi preferida. Y lo es, en primer lugar, por su sencillez pero también por su sabor transparente -natural- a la vez que complejo y rotundo. Un plato principal anticipo de una estupenda sobremesa para un día de fiesta y que, como buen guiso que es, se puede -de hecho es preferible- tener preparado con antelación.