Vamos a iniciar esta nueva fase bloguera –con el compromiso de publicar todos los días 10 | 20 | 30 de cada mes– con una de esas recetas que tanto nos gustan –y alegran– por lo sencillo de su elaboración y lo apetecible de su resultado final. En esta ocasión marinaremos suavemente una pieza de carne –un carré o costillar de cerdo– para hornearla en dos tiempos y servirla, acompañada de frutas y verduras, en todo su jugoso esplendor. Y poco más. Por partes; carré es el apelativo de origen francés que se da a la pieza de costillar, de aspecto más o menos cuadrado –cúbico-, y del que deriva su nombre. Esta pieza –espectacular, por otra parte– puede ser de origen ovino, porcino o incluso vacuno. Calcular el tamaño de la misma es tan sencillo como contar…