Affogato en italiano quiere decir “ahogado” y es que en este “postre/café/copa” la tarea principal consiste en ahogar una buena bola de helado en el interior de un café que puede estar suavemente perfumado. El resultado es ideal para uno de estos días en los que la canícula veraniega empieza a ser molesta, al menos para un servidor. Y resulta, además, un compañero ideal para el inicio de una buena sobremesa, sustituyendo -casi- al patrio café, copa y puro por un postre más suave, dulce y refrescante.