Tras un intenso fin de semana pleno de actividad y en el que hemos recibido nuestra segunda nominación al Liebster Award -muchas gracias de nuevo-, voy a sugeriros un simpático y sencillo aperitivo o, como dicen nuestros vecinos del norte, un “amuse-bouche” -que podríamos traducir como entretén o divierte boca-. Muy apropiado. Y así, de paso, quiero aprovechar la ocasión para felicitar a mi buen amigo Pachi -Felicidades!-.

Gelée2b

Aprovechando nuestra última excursión a la zona de Sara / Ainhoa / Espelette -a todas luces recomendable para quien no la conozca- nos hemos venido con unas pequeñas Delicatessen que vamos a combinar para preparar esta festiva entrada. Lógicamente, es posible que algunos de los productos que vamos a citar no estén todo lo bien distribuidos que debieran, pero con un poco de imaginación podremos sustituirlos por otros similares o a nuestro gusto, que esto también es la cocina. Así que sin más preámbulos vamos con los ingredientes que vamos a necesitar para esta deliciosa simpleza. Para su elaboración necesitaremos;

  • Un buen trozo -unos 500 gramos- de Pan d’épices o Pan de Especias -también llamado Pan de Gengibre-.
  • Una latita de Foie Gras de unos 130 gramos -mejor si es Mi-Cuit, es decir hecho al punto-. Para quien le resulte demasiado intenso siempre puede utilizar una mousse de Foie de calidad.
  • Un botecito de Gelée de Piment d’Espelette o, en su defecto de gelatina no demasiado dulce -de uvas por ejemplo- que podremos “animar” con un poquito de pimienta blanca.
  • Unas Escamas de Saltipo Maldon-.

La preparación es tan simple como podamos imaginar. Cortamos el Pan de Especias en rebanadas de 1 centímetro de grosor -aproximadamente- troceamos estas rebanadas en cuadritos de unos 3 centímetros de lado y distribuimos estos cuadraditos en una fuente de presentación. Sobre éstos vamos colocando otros cuadritos, algo más pequeños de Foie -el mejor sistema para cortarlos bien es tener el Foie bien frío y utilizar un cuchillo caliente-.

Gelée

Para acabar, salamos suavemente con unos cristales cada porción y sobre la sal colocamos media cucharita de Gelatina. Nuestros bocaditos de foie están preparados. Ya solo nos falta servirlos acompañados de un buen vino dulce bien fresquito -y ya que estamos en la región, un Jurançon de Vielles Vignes es lo apropiado-. Que ustedes lo disfruten y, esta vez más que nunca, bon appétit!