LangBahia

De la Bahía de Cádiz, por supuesto. Frescos, firmes, aromáticos y coloridos. Y acompañados con una cañita o con un buen vino fino de la tierra, uno de los mejores y más sencillos aperitivos que se pueden degustar.