caballitas

Azul como el cielo y azul como el mar. Azul brillante en sus lomos y azul nutritivo, de buen pescado azul. ¿Quién puede resistirse a unas caballas frescas, simplemente asadas y acompañadas por una refrescante picada de cebolla, tomate, pimiento verde y un maravilloso hilo de aceite de oliva virgen extra? Yo, desde luego, no.

Anuncios