Ostras

Decía el escritor irlandés Jonathan Swift -autor de Los Viajes de Gulliver- que “el primer hombre que se atrevió a comer una ostra fue valiente”. Y es esta una reflexión que surge a menudo entre los aficionados y detractores de esta espectacular delicia invernal. Valiente o no, nuestro lejano antepasado resultó ser un sabio. Pocos placeres hay más sencillos que degustar unas ostras frescas, simplemente acompañadas por unas gotas de limón o una suave vinagreta de chalotas y una buena copa de Cava o Champagne. Ya han acabado las fiestas de fin de año, pero todavía nos quedan unos cuantos meses para poder disfrutarlas en todo su esplendor. Brindemos por ello!