Ithurria
“Desde hace más de medio siglo, intentamos perpetuar el arte de recibir bien, el respeto y la búsqueda de los mejores productos para nuestra cocina y bodega”

Vieiras crujientes salteadas con Hongos del País | Foie gras de pato mi-cuit con Pain d’epices de Ainhoa y una perita de san Juan | Crema ligera de Coliflor con Nueces, tiritas de Panceta y Croutons | Huevos frescos cuajados a la Trufa Negra | El impresionante caserío, edificado en 1657, que alberga el Hotel Restaurante Ithurria | Tradición: un rústico platero con una de las mejores selecciones de Armagnac y Bas-Armagnac de la región | Paloma salvaje asada con su croqueta de muslo confitada y frutas y legumbres de temporada | Ragú de colas de Cigalas con Pasta fresca, Panceta ahumada y Setas de temporada | Gâteau Basque -pastel vasco- casero a la crema | Sinfonía de otoño, Helado de Pistacho, Crema de Castañas y Hojas crujientes de Chocolate

Hotel Restaurant Ithurria /  Place du Fronton / 64 250 Aïnhoa / Francia  / www.ithurria.com


Hablar del Hotel Restaurante Ithurria de Ainhoa, en el País Vasco francés, es hablar de un lugar, una mesa y un paisaje inolvidables. Es hablar de la sutileza de los pequeños cambios adecuados al paso de las estaciones. Es hablar de un lugar considerado entre los más bellos de Francia. Y es, también, hablar de las cosas que nunca deberían cambiar; un impecable e impresionante establecimiento, un cercano y exquisito trato, un entorno rural y natural inmejorables y, por supuesto, una cocina de altura, tan honesta como sabia. Una cocina basada en la tradición, el respeto y el amor a los productos del terroir –de la zona– inteligentemente aderezada con suaves toques de modernidad. Es, en definitiva, hablar de la pasión tranquila de las noches y los días, de los platos y los vinos, de los dulces y los licores, de las montañas y los bosques, de una tierra y un aire únicos. Y todo ello en un lugar que, desde hace más de 50 años, deleita a generaciones de visitantes cercanos y viajeros intrépidos y bien informados. Por nuestro propio disfrute, que siga siendo así.