Como parece ser que, al menos por el momento, me siento absolutamente incapaz de librarme del sopor post-navideño os voy a anotar a continuación una sencilla receta, con un toque levemente especial y apta para todo tipo de edades y paladares. Sencilla, al menos en este caso, no significa sosa o aburrida ya que como veréis esta preparación resulta de lo más sabrosa y, por decirlo algún modo, divertida o diferente. Durante el proceso, vamos a conseguir que la carne resulte jugosa gracias a su rápida fritura, mientras que los pimientos del piquillo quedarán confitados y prácticamente caramelizados y crujientes. Un bonito –y sabroso– contraste para una receta de poco pensar, poco trabajar y mucho disfrutar.

FiRusPiq01

Puestos a contar algo, podríamos hablar de las diferencias que puede haber, si es que las hay, entre las globalizadas hamburguesas y nuestros patrios filete rusos. Hasta donde he sido capaz de discernir e investigar, esta diferencia se basa en dos aspectos. Por una parte la preparación de la carne, que en un caso es asada o a la plancha y en la otra frita. Y por otra, el rebozado final –o el simple enharinado– que contribuye a que nuestra tradicional preparación resulte más jugosa. Y aquí terminan las diferencias –al menos las esenciales– ya que la forma de condimentar la carne en uno u otro caso, siempre dependerá de los gustos del marketing, del consumidor o de los cocineros y cocinillas.

Vamos con la breve pero sabrosa lista de ingredientes:

  • 500 gramos de Carne Picada, pasada una sola vez y que contenga, al menos 100 gramos de carne de cerdo –lomo, papada, panceta, etc. en función de nuestras preferencias-.
  • Un puñadito de Parmesano rallado que aportará –como ya comentamos en la receta de las Abóndigas– más humedad y cremosidad a los filetes-
  • Un bote de Pimientos del Piquillo Navarroso Riojanos– de calidad, con su denominación de origen correspondiente y preferiblemente de tamaño medio.
  • Una Cebolla blanca mediana.
  • Tres dientes de Ajo.
  • Una cucharada de Perejil fresco recién picado.
  • Una rebanada de Pan de Moldecon cereales y sin corteza, a ser posible-.
  • Un poco de Lechepara empapar el pan-.
  • Dos Huevos frescos medianos.
  • Sal, Azúcar y Pimienta al gusto.
  • Aceite de Oliva Virgen Extra.
  • Un poco de Harinapara enharinar-.
FiRusPiq03

Comencemos por preparar la mezcla para la carne. En primer lugar picamos finamente la cebolla y la pochamos suavemente en una sartén con un poco de aceite de oliva hasta que resulte transparente. A continuación mezclamos la carne, la cebolla pochada, el parmesano, la rebanada de pan empapada en leche, el perejil y el huevo. Salpimentamos ligeramente y mezclamos bien los ingredientes hasta obtener una masa uniforme. Preparamos unas bolas de tamaño similar –a fin de que la fritura y el posterior asado sea igual para todas las piezas– y, a continuación, las aplastamos y damos forma –un aro puede resultar muy práctico-. Por último, pasamos los filetes por un poco de harina y huevo batido y los freímos en abundante aceite muy caliente durante unos segundos por cada cara –solo han de sellarse ya que luego se terminarán de hacer en el horno-. Reservamos sobre papel absorbente.

FiRusPiq02

Vamos con los Piquillos. Tomamos una sartén amplia, pintamos el fondo con aceite de oliva y colocamos los pimientos en ella reservando el líquido –la salmuera– restante en el bote para emplearla posteriormente. Salamos los pimientos muy suavemente, espolvoreamos un poco de azúcar sobre ellos y dejamos que se vayan confitando a fuego medio-suave durante una media hora. Cada 10 minutos –más o menos– los volteamos con mucho cuidado para no romperlos –con la primera vuelta volvemos a salar y añadir un poco más de azúcar sobre la otra cara de los pimientos-. Una vez adquieran un tono intenso y brillante –del confitado en aceite y azúcar– los reservamos.

FiRusPiq04

Mientras tanto precalentamos el horno a unos 220/250ºC. Colocamos en una fuente los filetes sellados y, sobre ellos, vamos depositando los pimientos y sus correspondientes ajos confitados. Por último mojamos los pimientos con el líquido del bote que habíamos reservado y el aceite restante de su confitado. Una vez el horno alcance la temperatura deseada los introducimos y asamos durante no más de 5 ó 7 minutos. El plato ya está listo para pasar a la mesa

FiRusPiq05

El resultado, como decíamos al principio ha de ser un intenso y sabroso plato en el que han de contrastar el leve dulzor ahumado de los pimientos con la cremosidad de la carne hecha al punto y su suavidad con el leve cristalizado de los pimientos. Podéis acompañarlo con unas buenas patatas fritas o una ensalada de brotes y listo. Una sencillisima elaboración que espero les guste y disfruten. Mientras tanto, un servidor se retira no sin antes desearles, como siempre, bon appétit!