Esta sencilla y riquísima receta es una delicia con la que nos sorprendió, ya hace unos meses, nuestra buena amiga Inma desde su genial blog Entre 3 Fogones. Si no conocéis a la autora y su espacio solo os diré que creo haber conocido pocas personas con tantas ganas de aprender y tanta -y tan contagiosa– alegría a la hora de hacerlo, probarlo y volver para contárnoslo. Su capacidad como cocinera solo es equiparable a su simpatía, amabilidad y paciencia y, en todo esto, es infinita. Gracias Inma!. Y ¿por qué repetir una receta? Voy a apuntar tres razones; la primera es el agradecimiento y reconocimiento a su autora. Se lo merece, al menos tanto, como merece ser conocida esta receta. La segunda es el éxito que ha disfrutado todas y cada una de…