Comencemos con una obviedad; no es lo mismo un revuelto de huevos que unos huevos revueltos. La primera vez que tuve el placer de degustar esta plato fue hace ya varios años en el restaurante Ithurria de Ainhoa –del que ya hablamos en esta fotoentrada– y supuso un feliz descubrimiento. He vuelto a probar versiones similares en varios lugares a ambos lados de los Pirineos, pero ninguno de ellos llega al magistral resultado de aquella primera vez. La suavidad, la cremosidad, sencillez y la elegancia de esta receta creo que la hace merecedora de un hueco en el corazón de cualquier buen amante de la cocina. Creo que hay que comenzar por acotar la exactitud de la traducción y su significado. La definición original francesa denomina “œufs brouillés” a una preparación…