Puede que resulte un tanto temprano para este postre que, quizá, asociamos más con el invierno por aquello de su intensidad pero, lo cierto, es que la Madre Naturaleza nos ha vuelto a sorprender y hace ya unos días que las primeras peras de otoño han comenzado a asomarse en el “huertico” de mi suegra. Es también cierto que son las peras de carne firme de invierno -tipo Conferencia, Kaiser o Bartletto- posiblementelas más indicadas para elaborar este postre, pero debo reconocerlo, no me he podido resistir a preparar una pequeña cazuela con estas primeras peras blanquillas y degustarlas frías y aromatizadas, a modo de estupendo postre veraniego, ha sido todo un placer.

Una vez más la elaboración es extremadamente fácil y para ella necesitaremos:

  • Una botella Vino Tinto Joven y afrutado -puede ser del año o un semicrianza o “roble”, un Resalso 2012 de Tomás Moro en este caso-.
  • Una docena de Peras, en este caso blanquillas tempranas, de carne bien firme.
  • 150 gramos de Azúcar.
  • Una ramita de Canela.
  • Un Clavo -la especia, por supuesto-.
  • Un Anís Estrella.
  • Un trozo de Corteza de Naranja.

Comenzaremos por infusionar las especies junto con el vino y el azúcar, juntándolo todo en una cazuela en la que nos quepan, puestas en pié, todas las peras. Daremos un breve hervor al conjunto e incorporaremos las peras que, previamente, habremos pelado dejando el pedúnculo -el rabito- y cortado un trozo de la base en recto para que se asienten perfectamente.

PerasVin1

Dejamos que las peras se vayan cociendo tapadas durante unos 30 ó 45 minutos teniendo cuidado de regarlas bien con la infusión para que, a pesar de la mengua de líquido, toda y todas las peras reciban los sabores y colores de la mezcla. Comprobaremos el punto de cocción con un cuchillo que ha de entrar fácilmente hasta el interior de la pera; en ese momento estará lista para ser retirada del fuego. Reservaremos las peras aparte, colamos el líquido de cocción y dejamos que reduzca hasta una cuarta parte -o hasta que resulte punto de jarabe-.

PerasVin2

Dejamos que las peras se enfríen completamente y las colocamos en los platos de servicio, regadas con el jarabe reducido y un poco de azúcar glass con aroma de vainilla o una bola de helado de éste mismo sabor. Refrescantes e intensas para una sobremesa de verano. Poco más se puede pedir; bon appétit!