Debe de ser cosa del verano a punto de finalizar pero, la verdad, es que las últimas recetas son ideales para disfrutar del suave clima pre-otoñal y dejar los calores y labores de cocina para los días más cortos y fríos que comienzan a vislumbrarse a pocas hojas de calendario. Además, ¿a quién no le apetece un buen pollo asado crujiente y juguso en estos días marcados por el retorno a la rutina?. Y como lo bueno si fácil y breve es dos veces bueno, vamos con los pocos ingredientes que vamos a necesitar para elaborar esta receta;

  • Un buen Pollo de campo troceado o, en su defecto, 4 alas y 4 muslos de pollo de corral.
  • Un buen puñado de “Chapelure” o pan rallado grueso –que podemos preparar nosotros mismo desmenuzando unos biscotes-.
  • Medio vaso de Vino blanco.
  • Un par de ramitas de Tomillo.
  • Aceite de Oliva Virgen Extra.
  • Sal y Pimienta al gusto.
  • Opcionalmente podemos añadir unos champiñones, patatas troceadas, etc.

Para comenzar, precalentamos el horno a 160ºC. Fondeamos una fuente de horno con un hilo generoso de aceite de oliva y, sobre él colocamos los trozos del pollo. Salpimentamos, incorporamos el vino blanco y los acompañamientos opcionales -si los hubiera-, aromatizamos con el tomillo y, finalmente, cubrimos los trozos del pollo con el pan rallado grueso. Al horno.

pocru01

El secreto de la receta no es otro que conseguir que el exterior del asado resulte crujiente mientras que el interior mantenga su sabor y textura melosa. Para ello asaremos el pollo a media temperatura -160ºC- durante unos 90 minutos, vigilando que al final de la misma que quede algo de líquido en el fondo de la fuente, añadiendo -si fuera necesario- un poco de agua.

pocru02

Una vez transcurrido el tiempo, el resultado ha de ser un pollo “costrado” y crujiente por fuera y jugoso por dentro. Una delicia para todos que, además, resulta sencillísimo de preparar. Que ustedes los disfruten y… bon appétit!