También llamadas rosquillas de anís o, más genéricamente, rosquillas fritas. Un sencillo y sabroso postre, que gusta a todo el mundo y que cada año por estas frías fechas carnavaleras nos acompaña a cualquier hora, ya sea como desayuno, postre o merienda. Como dice la copla: “Juntáronse por un día don Carnal y doña Cuaresma / aceite hirviendo aquél, masa fresca ésta / y de entre ambos los dos nació esta receta/ rosquillas de carnaval, buenas si te levantas, buenas si te acuestas”.

Es esta una receta tan tradicional como lo son sus ingredientes y elaboración y de ella puede haber tantas versiones y variantes como cocineros, hogares y lugares en los que se elabora. La receta que os anoto a continuación me la facilitó mi suegra –los más habituales ya sabéis que lo mío no son ni los postres ni los dulces– y proviene de la Ribera Navarra. Para la elaboración vamos a necesitar;

  • 300 gramos de Harina.
  • Medio sobre de Levadura.
  • Tres Huevos.
  • Unos 40 gramos de Mantequilla.
  • Una copita de Aníses opcional aunque recomendable-.
  • Unos 50 gramos de Azúcar.
  • La ralladura de medio Limón.
  • Un poco de Azúcar Glass para la decoración –se puede combinar opcionalmente con un poco de canela en polvo-.
  • Aceite de Oliva virgen extra para freír.
Rosq01

Manos a la obra. Mezclamos en un bol todos los ingredientes y amasamos hasta obtener una masa firme y homogénea. A continuación la estiramos haciéndola rodar sobre una superficie enharinada y modelamos los bastones resultantes una vez cortada la masa en porciones como mejor nos apetezca; en forma de rosquillas, palitos, trenzas, corazones, etc. Simplemente hay que procurar mantener el mismo grosor –aproximado– a lo largo de todas las piezas, ya que ello facilitará y equilibrará la fritura.

Calentamos abundante aceite en una sartén pequeña y, sin dejar que llegue a estar muy caliente, vamos friéndolas por tandas. Es muy importante hacerlo lentamente para que el interior se haga sin que se quemen por el exterior. Una vez estén bien fritas y con el color adecuado las reservamos en un plato con papel absorbente para secar y retirar el exceso de aceite.

Rosq02

Para acabar, colocamos las rosquillas en una fuente o plato de presentación, las espolvoreamos con el azúcar glass –o un poco de canela en polvo– y ya tenemos listo un postre o tentempié ideal para cualquier momento del día –o  de la noche-. Bon Appétit!