Una vez más vamos con un plato basado en nuestros buenos productos de temporada; las berenjenas en este caso, aprovechando que están en su punto óptimo de consumo. A partir de ellas y con unos pocos ingredientes más vamos organizar una suculenta y sabrosa entrada cien por cien mediterránea.

Pero antes de nada –y para quien no lo sepa– vamos aclarar qué es esto del caviar de berenjenas. El Caviar de Berenjenas es una sencilla y riquísima preparación de origen mediterráneo -autoatribuida por nuestros vecinos del norte, aunque su origen es tan disperso como variados son sus ingredientes- y que se basa en esta estupenda hortaliza y en varios e inconfundibles aromas del mar entre tierras. Su elaboración es sumamente sencilla; se asa la carne de las berenjenas, se extrae y se aliña con diversas plantas, especias u otros vegetales hasta obtener una pasta que, por sí sola -y como ocurre en el caso de la Tapenade que comentamos hace unos días– constituye una perfecta entrada simplemente acompañada de un buen pan tostado y un poco de nuestro exquisito aceite de oliva.

BerenjRell00

Así que, una vez metidos en materia, vamos con los ingredientes que necesitamos:

  • Dos Berenjenas medianas.
  • Una Cebolla blanca mediana.
  • Dos dientes de Ajo.
  • Una ramita de Apiome encanta el aroma que aporta, pero si no es de vuestro agrado, podéis suprimirlo-.
  • Una punta de Pimiento rojo seco –dulce o picante en función de vuestro gusto-.
  • Una taza de Arroz tipo bomba.
  • Dos tazas de Caldo Vegetal o agua.
  • Media cucharadita de Ras-el-Hanout -que podéis sustituir por curry suave en polvo si lo preferís-.
  • Una hoja de Laurel.
  • Una bola de Mozzarella.
  • Un poco de queso Parmesano rayado –u otro queso seco de masa prensada-.
  • Aceite de Oliva Virgen Extra.
  • Unas briznas de Tomillo seco.
  • Sal y Pimienta al gusto.
BerenjRell01

Comenzaremos por preparar las berenjenas; las lavamos cuidadosamente y las cortamos en dos longitudinalmente. Con la ayuda de una puntilla hacemos unos cortes diagonales profundos –pero sin llegar a cortar la piel– a fin de que la cocción se realice uniformemente. Pintamos ligeramente con un poco de aceite de oliva, salamos suavemente, espolvoreamos un poco de tomillo sobre la superficie y, una vez que el horno esté a la temperatura adecuada –unos 200ºC-, las introducimos y asamos durante unos 40 minutos –la carne ha de quedar bien tierna-.

BerenjRell02

Mientras lavamos y trocemos en juliana las cebollas, un ajo y el apio. Pintamos ligeramente con aceite de oliva una sartén amplia –la utilizaremos más adelante para la mezcla final– y pochamos suavemente las verduras y el pimiento rojo troceado durante unos 20 ó 25 minutos. Al mismo tiempo podemos ir preparando el arroz. Para ello fondeamos una cazuela pequeña con aceite de oliva y saltearemos el ajo hasta que se dore ligeramente –sin que llegue a quemarse-. Incorporamos inmediatamente el arroz y salteamos hasta que se vuelva transparente. Incorporamos la hoja de laurel, una pizca de sal, la media cucharadita de Ras-el-Hanout –o curry suave–  y el caldo de verduras –o el agua– y removemos una sola vez. Dejamos que cueza durante unos 15 minutos a fuego medio-alto, bajamos la temperatura y continuamos la cocción otros cinco minutos más. Retiramos, dejamos reposar y reservamos.

BerenjRell04

Una vez transcurrido el tiempo indicado, comprobamos que la carne de las berenjenas esté bien tierna y ,con la ayuda de una cucharilla, la retiramos cuidando de no dañar el exterior –ni de quemarnos-. Juntamos esta carne con el refrito y, con la ayuda de un cuchillo, picamos el conjunto hasta obtener una masa uniforme –se puede pasar por la batidora, pero es preferible hacerlo manualmente-. Salteamos rápidamente la mezcla –a fin de retirar el exceso de humedad y hacerla más uniforme– y el caviar de berenjenas está listo. Finalmente incorporamos el arroz, salteamos mezclando bien el conjunto y, una vez bien homogeneizado, procedemos a rellenar con él las berenjenas.

BerenjRell06

Partimos la mozzarella en trozos pequeño y los distribuimos a lo largo de las berenjenas. Espolvoreamos un poco de tomillo, un poco de pimienta negra, el queso seco rallado y acabamos –como no– con un buen hilo de aceite de oliva virgen.

BerenjRell07

Gratinamos las berenjenas rellenas a máxima potencia durante unos diez minutos, lo justo para que los quesos se fundan y doren ligeramente y… a la mesa! Un estupendo plata cien por cien mediterráneo, con todos los aromas, sabores y texturas de las mejores huertas y campos de este privilegiado –y muchas veces maltratado– entorno que tenemos la fortuna de disfrutar y vivir. Acompañamos esta delicia con un refrescante y aromático vino rosado bien fresco y ya solo nos queda disfrutarlo. Va por ustedes… bon appétit!

Anuncios