mugaritz
“En todo Gourmet hay una parte de Gourmand”

Una docena de rábanos embarrados | Nube esponja con encebollado y piñones | Ligazón crocante de lenguas de pato, nueces y Comté | Texturas de cultura, bocadillo de kokotxas aliñadas | Hojaldre gelatinoso de pollo. Crema de ajos asados y acederas | Hebras dulces de espárrago blanco, lustre de olivas negras | Teselas vegetales. Un manojo de semillas y brotes de teff | Nuez de vieira atemperada con un consomé de lentejas agrias | Contrastes vegetales, berenjenas en compota y hierbas de textura | Pan cristal, crema de leche y caviar de Aragón | Fritura cremosa de guisantes regada con consomé dulce de crustáceos | Rabitos y chipirón | 25 aniversario (1989-2014) | Tostados, torrefacto de panes y cremas con bacalao | Sopa de mortero | Pesca de bajura, tempuras cremosas de ajo acompotado | Botones gelatinosos de bacalao y jugo de tuétano | Cordero asado al incienso de eucaliptos y su pelliza seca | Plato de quesos | Bizcocho a la brasa y natilla asada | Rosquilla de chocolate y caramelo | Succade helado de limón y las hierbas de siempre | Café con leche y galletas | Rayando lo imposible, porra azucarada | Los siete pecados de chocolate

Este es el resumen de una doble celebración: por una parte nuestro primer 25 aniversario -y parece que fue ayer!– y por otra, y al hilo de la primerauna sublime cena de celebración en Mugaritz; el sí o sí de la innovación, la creatividad y el trabajo profundo –tan serio como divertido– en el ámbito cocina contemporánea. No me voy a extender en una inútil -y seguramente fallida– crítica, prefiero simple y ardientemente recomendarlo como lo que es; una experiencia única y sorprendente.

Veinticuatro platos –más un sutil y festivo bocado ofrecido en la cocina– para celebrar veinticinco años. Algunas veces la felicidad deja asomar su huidiza sonrisa en los tiempos y lugares adecuados. Poco más se puede pedir.