Esta es una receta rápida divertida y con un toque –tres más bien– que le dan un aire diferente. Un plato rápido, preparado en poco más de 20 minutos y con un resultado, al menos bajo mi punto de vista, sorprendente. Es, también, y en su origen, una interesante variación sobre uno de los grandes clásicos de la primavera y la Ribera, los guisantes salteados con jamón y que, en esta ocasión, vamos a aromatizar con estas tres plantas y especies que le proporcionarán esos toques tan especiales: un poco dulzor de la canela, un poco de picante de la cayena, y por fin, el refrescante aroma de la hierbabuena.

GuisJam00

Decía que es un plato típico de primavera –abril y mayo principalmente, la época idónea de los guisantes– pero aunque ya comienzan a verse los primeros guisantes frescos provenientes de tierras más cálidas que ésta nos ha tocado en fortuna, no hemos de olvidar que podemos disponer durante todo el año de buenos guisantes congelados –los hay, y de marcas muy conocidas-. Y éstos también son estupendos para preparar este plato en cualquier momento del año de un modo rápido, sencillo, sano y del gusto de casi todo el mundo.

Una última nota antes de pasar a la cocina. La proporción de las especies y aromas –ajo, hierbabuena, canela y cayena– es la que a mí más me convence aunque, como es lógico, podéis –y debéis– ajustarlas a vuestro gusto y experiencias. Así que, sin más palabrería, vamos a por los ingredientes y pasemos –hoy muy brevemente– por la cocina.

  • 400 gramos de Guisantes desgranados –frescos o congelados de calidad-.
  • 100 gramos de Jamón de Bodega.
  • Un diente de Ajo ajustar al gusto-.
  • Media Guindilla o Pimienta Cayena desmenuzada –al gusto-.
  • Un pellizco de Canela –al gusto-.
  • Ocho o diez hojas de Hierbabuena –al gusto-.
  • Aceite de Oliva Virgen Extra.
  • Sal y Pimientaal gusto-.
  • Cuatro Huevos frescos –opcionalmente y para completar el plato-.
GuisJam01

Comenzaremos por cocer levemente los guisantes en agua hirviendo –la cantidad justa para que los cubra– durante unos 5 minutos –se terminarán de hacer en la sartén-. Transcurridos estos cinco minutos, los colamos reservando el líquido de cocción y los sumergimos inmediatamente en agua helada para fijar la clorofila y que mantengan un brillante y fresco tono verde.

GuisJam02

Mientras tanto, tomamos una sartén amplia, pintamos el fondo con un hilo de aceite de oliva y pochamos durante unos minutos el ajo laminado y el jamón cortado en cubitos pequeños. Por otra parte, escurrimos los guisantes y reservamos 4 ó 5 cucharadas para preparar, junto con otras tantas cucharadas de su caldo de cocción, un ligero puré -con la ayuda de la batidora– y que aportará mayor cremosidad al conjunto.

GuisJam03

Incorporamos los guisantes a la sartén. Añadimos la media cayena desmenuza finamente, la pizca de canela, las hojas de hierbabuena y el puré hecho con los guisantes reservados y su caldo –aproximadamente ha de resultar medio vaso-. Mezclamos bien y dejamos cocer muy suavemente durante unos cinco minutos. Tapamos la sartén, la retiramos del fuego, verificamos el punto de sal –cuidado con el jamón– y dejamos reposar otros 5 minutos más.

Durante este reposo podemos preparar –opcionalmente– unos Huevos Mollet. Para ello llevamos a ebullición agua abundantemente salada y, una vez borbotee con fuerza, sumergimos los huevos durante 5 minutos. Transcurrido el tiempo pasamos los huevos a un cuenco con agua fría para cortar la cocción y, finalmente, los pelamos con cuidado y reservamos para emplatarlos con cada ración.

GuisJam04

Y esto es todo. Emplatamos las raciones de guisantes acompañándolas opcionalmente por su huevo mollet, que salpimentaremos y, finalmente, acabamos el plato con un fino hilo de un buen aceite de oliva virgen y unas hojitas de hierbabuena. Como siempre, que ustedes lo disfruten y… bon appétit!

 

Anuncios