Esta es una receta que podríamos denominar de “fondo de armario” o, también, de fondo de memoria. De fondo de armario porque está realizada con unos pocos ingredientes sobrantes de otras preparaciones; un par de Boudins blancs -una suave morcilla-salchicha blanca francesa-, una cabeza de de Boletus -hongo negro-, una manzana ácida del País y un poco de Parmigiano -queso Parmesano-. Esos ingredientes combinados con unos buenos Tagliatelle -tallarines- y aderezados con un poco de Aceite de Oliva y una pizca de eneldo -me encanta su aroma levemente anisado- componen esta sencillisima y sabrosa receta -bonito compendio franco/italiano/español- que aúna y contrasta sabores y texturas.