Tras las extensas –y agotadoras– entradas precedentes dedicadas al Segundo aniversario de Muslo y Pechuga y a la fantástica edición de Julio del Juego de Blogueros hoy os quiero proponer algo tan ligero como refrescante y breve –por fin!-. Para ello vamos recuperar y modificar algo tan veraniego –y tan nuestro, aunque sobre esto podríamos hablar largo y tendido con nuestros vecinos transalpinos– como es la clásica entrada a base de melón y jamón. ¿Hay algo más apetitoso para comenzar una comida ligera en estos día de calor que esta deliciosa combinación de dulce y salado o seco y jugoso al mismo tiempo? Sinceramente, creo que no. Para esta receta vamos a combinar ambos ingredientes principales con otros igualmente refrescantes hasta conseguir una fabulosa ensalada que puede servirnos…