El Clafoutis -clafutís- es un postre fácil de elaborar, exquisito de sabor y de un aspecto digno de las mejores mesas. Se puede elaborar prácticamente con cualquier tipo de fruta en función de la temporada y su disponibilidad, si bien la receta original -que proviene del Limoussin, región del centro sur de Francia- se elabora tradicionalmente con cerezas.

En este caso hemos aprovechado para hacerla las últimas fresas de temporada, a un precio irrisorio y con un sabor que ya quisieran muchas de las tempranas. En cualquier caso, es importante saber que se puede elaborar prácticamente con cualquier fruta; cerezas, melocotones, ciruelas, higos, piña, moras, manzanas, etc. Para su elaboración necesitaremos:

  • 500 gramos de Fresas -u otra fruta, siempre de temporada para garantizar su punto óptimo de consumo-.
  • 100 gramos de Azúcar.
  • 125 gramos de Harina.
  • 3  Huevos.
  • 1 decilitro de Leche.
  • 2 decilitros de Crema entera -u otros 3 decilitros de leche adicionales-.
  • Una pizca de Sal.
  • Un poco de Mantequilla para engrasar el molde.
  • Un vasito de Ron de Caña -opcional, aunque recomendable-.
  • Un poco de Azúcar Glass para decorar.

El procedimiento es sumamente sencillo; precalentamos el horno a 180ºC. Lavamos y dejamos macerar las fresas en un bol con 50 gramos de azúcar durante, al menos, media hora.

Mientras, mezclamos en otro bol la harina con su pizca de sal, los 50 gramos de azúcar restante y los huevos. Batimos bien hasta obtener una pasta homogénea, añadiendo despacio la leche y la crema sin dejar de batir.

CalafFresas

Para acabar, engrasamos el molde con un poquito de mantequilla espolvoreando suavemente algo de harina sobre ella, añadimos en el fondo las fresas azucaradas y cubrimos con la mezcla. Horneamos durante unos 35 ó 40 minutos hasta que el Clafoutis quede dorado. Antes de servir, espolvorear un poco de azúcar glass y, ya está, bon appétit!

Anuncios