Letras2
| A de Alcachofa | B de Bacalao | C de Caviar | Ch de Champagne | D de Dorada | E de Espárrago | F de Foie | G de Gamba | H de Hinojo | I de Infusión | J de Jamón | K de Kokotxa | L de Lubina | M de Meursault | N de Nuez | Ñ de Ñora | O de Ostra | P de Pularda | Q de Quiche | R de Roquefort | S de Salmorejo | T de Trufa | U de Uva | V de Vieira | W de Wok | X de Xocolatl | Y de Yogur | Z de Zampone |


A de Ajo, B de Becada, C de Cordero… Así, con una sencilla lista alfabética de productos –o de sabores, aromas, texturas, imágenes, ideas, recuerdos, paisajes o momentos– se abre y cierra uno de mis libros favoritos de cocina: el Gran Libro de Cocina de Alain Ducasse. Un gran libro, en todos los sentidos. Y, al igual que sus compañeros de repisas, mesas y estanterías, maestro y compañero, lectura y aprendizaje, curiosidad y sabiduría. Tal vez mi libro de cocina favorito, tal vez. Uno de ellos sin ningún género de dudas.
Os propongo un juego; escribid vuestro abecedario personal de cocina y/o contadnos cuál –y por qué– es vuestro libro de cocina preferido. No tiene por qué ser el primero, ni el más útil, ni el que os ha ayudado más; el que queréis más irracionalmente. Como a ese plato o receta que jamás volveríais a repetir o pedir por miedo a diluir su memorable recuerdo. Un tanto irracionalmente, como pueden –o tal vez suelen– ser las cosas que pasan por la cocina.

Anuncios