Hace unos días que regresamos del “huertico” de mi suegra y volvimos -de nuevo- cargados con más productos de temporada; unos tomates tardíos -aunque es cierto que este año el campo va bastante retrasado- y las últimas judías verdes -o vainas- frescas. Si bien el verano ya ha partido definitivamente no por ello hemos de olvidarnos de disfrutar de una buena ensalada fresca, sana, crujiente y fácil -como lo son casi todas- de preparar. Así que manos a la obra con esta entrada apta para cualquier día de este otoño, aún cálido.