Hace unos días que regresamos del “huertico” de mi suegra y volvimos -de nuevo- cargados con más productos de temporada; unos tomates tardíos -aunque es cierto que este año el campo va bastante retrasado- y las últimas judías verdes –o vainas- frescas. Si bien el verano ya ha partido definitivamente no por ello hemos de olvidarnos de disfrutar de una buena ensalada fresca, sana, crujiente y fácil -como lo son casi todas- de preparar. Así que manos a la obra con esta entrada apta para cualquier día de este otoño, aún cálido. Para prepararla necesitaremos:

Vai1
  • Medio kilo de Judía Verde o vaina fresca.
  • Tres Tomates de temporada bien maduros.
  • Tres Huevos frescos.
  • Dos cucharadas de Mostaza suave -o una cucharadita si es fuerte, siempre al gusto-.
  • Aceite de Oliva Virgen Extra.
  • Un poco de Queso rallado de pasta seca -tipo Parmesano-.
  • Una punta -como media cucharadita- de Pimentón de la Vera picante o de Piment d’Espelette -más aromático el primero, más punzante el segundo-.
  • Un poco de Orégano.
  • Sal y Pimienta al gusto.

En primer lugar procederemos a limpiar las vainas, retirando las puntas y los hilos laterales -si fuera necesario- para, a continuación, partirlas en dos longitudinalmente. Calentamos abundante agua en una cazuela amplia y, cuando comience a hervir, añadimos un buen puñado de sal e introducimos las judías verdes. Dejamos cocer durante unos 10 ó 15 minutos a fin de que queden crujientes e inmediatamente las pasamos por agua fría para cortar el hervor y mantener un brillante color verde. Reservamos.

Vai2

Mientras tanto preparamos una vinagreta de mostaza. Para ello mezclamos la mostaza con unas 6 u 8 cucharadas de Aceite de Oliva, una pizca de sal, el orégano y la punta del pimentón o del piment d’espelette. Mezclamos bien todos los ingredientes y los dejamos infusionar hasta el momento de servir. En otra cazuela con agua hirviendo añadimos un buen puñado de sal -para facilitar el pelado- y cocemos los huevos durante 8 minutos para que queden cuajados pero no secos. Una vez transcurrido el tiempo pasamos los huevos por agua fría para cortar la cocción. Pelamos los huevos y los reservamos.

Vai4

Por último lavamos bien y troceamos los tomates poniendo cuidado en retirar las partes mas leñosas. Juntamos los tomates con las judías, los huevos troceados y mezclamos suavemente los ingredientes. En el momento de servir espolvoreamos un poco de queso -es opcional- y añadimos un hilo de vinagreta que habremos vuelto a batir con la ayuda de un tenedor. Y esto es todo, nuestra ensalada de otoño está lista para ser disfrutada. Bon appétit!