He querido dar a esta entrada un trato especial a fin de festejar el segundo aniversario de Muslo y Pechuga. Para ello he elegido una receta tradicional de mi ciudad con una bonita historia personal y culinaria. Espero que disfrutéis de ambas tanto como de la receta en si. Recuerdos. Este es un plato con el que mantengo una muy larga y especial relación. Es, de hecho y con casi total seguridad, uno de mis primeros recuerdo gastronómicos. He de remontarme a mi infancia y a las comidas con mi abuelo Antonio en su restaurante favorito –Fagollaga– para fijar el nacimiento de esta relación. Seguramente ni siquiera habríamos estrenado la década de los 70 y, para mi –y mi hermana Loly-, su presencia en la mesa, sus aromas entre salinos y levemente canallas, su…