Vamos hoy con una forma tan poco usual como suculenta de preparar la pasta para la que nos inspiraremos en algunos de los sabores y aromas comunes en el Mediterráneo. Cierto es que en nuestras cocinas no abundan las preparaciones de pasta acompañada de frutos del mar -”fruits de mer” como acertada e ingeniosamente llaman los franceses a todos aquellos comestibles marinos que no son pescado-. Por nuestra parte, tal vez somos más dados a acompañarlos con arroz, o bien a degustarlos solos, aunque de un tiempo a esta parte empiezan a divulgarse recetas -algunas de ellas de raíz tradicional- de pasta con langosta, bogavante, gambones, carabineros y otras delicias tan desastrosas para la economía como placenteras para el paladar. Así pues, en estos tiempos de penurias, congelemos la crisis y disfrutemos. Eso sí, sin que el bolsillo sufra demasiado. Vamos con los ingredientes, como siempre para cuatro personas, necesitaremos:

  • 1 kg. de Mejillones de roca bien limpios.
  • Un paquete de 500 gramos de Spaghetti de calidad -un buen “spaghetto trafilato al bronzo” con su superficie rugosa para que los jugos y sabores se adhieran con mayor facilidad e intensidad-.
  • Unos 600 gramos de Tomate natural -puede ser pulpa natural-.
  • Un par de ramitas de Hinojo y Tomillo -a poder ser frescas-.
  • Una Cebolla.
  • Un par de dientes de Ajo.
  • Un par de Guindillas -o pimienta cayena-. Sin miedo, la receta a de ser ligeramente picante.
  • Un poco de Azúcar.
  • Aceite de Oliva virgen -AOVE-.
  • Sal y Pimienta al gusto

En primer lugar, abrimos los mejillones poniéndolos al calor en una sartén en la que habremos templado un poco de aceite, un diente de ajo picado finamente y el tomillo. Según se vayan abriendo los retiramos, separamos y desechamos el lado de la cascara vacía y reservamos la otra con el mejillón en su interior. Una vez finalizado el proceso, colamos el líquido restante en la sartén -todos los jugos aromatizados- y lo reservamos en un tazón.

En una sartén amplia -ya que en ella saltearemos al final todos los ingredientes- ponemos a pochar -freír muy suave y lentamente- la cebolla picada fina junto con las guindillas, el ajo y un poco de aceite. Añadimos el tomate pelado -o la pulpa-, un par de cucharaditas de azúcar para neutralizar su acidez y dejamos cocer durante unos minutos. Cuando el tomate esté hecho, incorporamos el líquido filtrado de los mejillones y continuamos la cocción otros 5 minutos más. Reservamos al calor para incorporarle la pasta en cuanto esté lista.

SpagMejis

Mientras, cocemos la pasta en agua salada -dejándola “al dente” o, lo que es lo mismo, ligeramente dura en su interior, ya que se terminará de hacer al saltearla-. Una vez en su punto la incorporamos al resto de la preparación y aromatizamos el conjunto con el hinojo fresco mezclando bien todos los ingredientes. Para finalizar, pasamos la preparación a una fuente –servir directamente en la sartén, que también tiene su encanto- y regamos con un fino hilo de aceite de oliva virgen y un buen par de vueltas de molinillo de pimienta. Para lograr una presentación perfecta, enrollar la pasta en rollitos -o carretes- con la ayuda de un tenedor grande e introducir un mejillón en su interior. Bon appétit!