Vamos con una receta que es verdaderamente rápida, sencilla, sabrosa, diferente y, además, aparente. Una receta divertida que lo mismo sirve para una cena ante el televisor que de entrada para una “soirée” de compromiso. Es, además, una receta de pollo de esas que me gusta remarcar aunque solo sea por rendir homenaje al título de este pequeño espacio de aromas, gustos y palabras.

BrickPCur00

Como en sabéis, el Curry es una mezcla de especias originaria de la india que varía en función de la región y de los gustos de cada cocinero. En esencia, esta mezcla, también llamada Masalaaunque la exactitud de cada uno de estos términos da para muchas opiniones y debates-, suele estar compuesto por cúrcuma, comino, jengibre, cardamomo, pimienta, chiles, etc. En alguna ocasión he preparado una mezcla casera con éstas y otras especias –como, por ejemplo en mi Tartaleta de Cebolla y Beicon al aroma Masala– y el resultado es muy satisfactorio, muy adaptado al gusto personal –obviamente– y no demasiado laborioso.

Sin embargo, y para esta ocasión, he preferido emplear una mezcla ya envasada, no muy picante y de un extraordinario aroma cítrico –Royal Curry-. Lógicamente, el tipo de mezcla, su intensidad y cantidad a emplear queda en manos –y al gusto– de cada cual y de su aprecio por esta deliciosa e incomparable mezcla de sabores. Personalmente prefiero un aroma intenso y no excesivamente picante pero, para gustos están los sabores. Una vez dicho esto vamos con la breve lista de ingredientes que vamos a necesitar.

  • 10 hojas de Pasta Brickque podéis comprar en cualquier tienda o supermercado-.
  • Dos Pechugas de Pollo de corral –unos 700 gramos de carne una vez limpia-.
  • Una Manzana Verde de carne dura –tipo Granny Smith, por ejemplo-.
  • Unos 150 gramos de Setas Shiitake.
  • Unos 150 mililitros de Nata.
  • Medio vasito de Vino Blanco seco –unos 100 mililitros-.
  • Una nuez de Mantequillaunos 20 gramos-.
  • 3 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra.
  • Unas 2 ó 3 cucharadas de Curryal gusto y dependiendo del tipo de mezcla que utilicéis-.
  • Unas ramitas de Cebollino fresco.
  • Un Huevosolo emplearemos la yema como adhesivo para cerrar los bricks-.
BrickPCur01

Comenzaremos por trocear las pechugas de pollo en daditos pequeños y aprovechamos para terminar de limpiar bien la grasa y durezas –si los hubiera-. Colocamos estos trocitos en un bol, los salpimentamos suavemente e incorporamos el aceite y el curry. Mezclamos bien todos los ingredientes y dejamos macerar durante unos 30 minutos.

IMG_4902

Mientras tanto pelamos y troceamos la manzana en daditos de tamaño similar a los del pollo y los reservamos.

Al mismo tiempo limpiamos y laminamos las setas. Ponemos en una sartén amplia una nuez de mantequilla y media cuchara de aceite de oliva y acercamos al fuego fuerte. Cuando alcance buena temperatura salteamos rápidamente las setas y las reservamos también.

BrickPCur03

En esta misma sartén y una vez completado el tiempo de maceración, salteamos los daditos de pechuga junto con el líquido restante de la maceración, primero a fuego fuerte y, una vez se hayan dorado ligeramente por todas sus caras, a fuego suave durante unos 2 ó 3 minutos.

Incorporamos a la sartén los trocitos de manzana, el cebollino picado finamente, las setas, la nata y el medio vaso de vino blanco. Mezclamos bien todos los ingredientes y dejamos cocer suavemente hasta que la salsa espese bien. Retiramos del fuego y esperamos a que la mezcla se enfríe para poder manipularla –con lo que la salsa también tenderá a solidificarse-. Mientras tanto podemos precalentar el horno a 180ºC.

BrickPCur04

Vamos a ir armando los triangulitos. Para ello cortamos las hojas de pasta brick por la mitad y, a continuación cada una de las mitades de nuevo en dos –los trozos exteriores pueden ser más pequeños que los interiores ya que los vamos a desechar-. Tomamos una cucharada de la mezcla preparada y la depositamos sobre el extremo de uno de los cuartos de pasta –a unos dos dedos del borde-. Doblamos la pasta en triángulo varias veces sobre si misma hasta terminar sellando con una pincelada de yema de huevo batido. Como el sistema es mucho más sencillo de ver que de explicar para quien no lo haya hecho nunca, os dejo este enlace a YouTube en el que se explica perfectamente el proceso –es realmente sencillo-.

Una vez completados los triángulos los colocamos sobre papel sulfurizado ligeramente engrasado con un poco de aceite de oliva y los horneamos durante unos 15 ó 20 minutos hasta que alcancen un bonito y crujiente color dorado.

BrickPCur05

Los triángulos de pollo al curry están listos para ser degustados; crujientes pero tiernos en su interior, aromáticos y refrescantes y llenos de sensaciones y contrastes. Un verdadero deleite que podemos potenciar con un Chardonnay bien frío –o un merlot joven para los más osados-. Habitualmente suelo acompañarlos con una ensalada de brotes tiernos aliñada únicamente con aceite, sal y pimienta de Sichuan o bien con una salsa de yogur ácida –por ejemplo mi Dip de Yogur-. Y, una vez más, esto es todo. Espero que ustedes lo disfruten y como siempre… bon appétit!